Favorito

Acompáñame a una boda, decía. Será divertido, decía...

La chica de la historia de hoy lanzó, hace tres años, un llamado inusual en Twitter: necesitaba un acompañante para una boda que se hiciera pasar por su pareja.

Nadie se iba a imaginar que el mensaje de Llia Apostolou acabaría siendo la historia de su vida. La persona que respondió el curioso mensaje hoy es su esposo.

Acompáñanos a ver esta historia con final feliz.

Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email
  • -
  • Votar
  • -
Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email

Lo que sigue en Loquillo

Cuando invitas a tu chica a echarte un polvo en tu casa pero se te olvidaron las llaves
Comentarios - Mostrar - Ocultar