Loquillo

¡Napoleón tenía una!