Loquillo

Mira mamá, ¡sin llantas!