Loquillo

Regla número 1 de Facebook: nunca confíes en lo que ves