Loquillo

Y la historia perturbadora del día se llama: el alpinista