Favorito

¿Quién se iba a imaginar que los supermercados fueran lugares tan eróticos?

Este chico encontró la manera perfecta de matar dos pájaros de un solo tiro: su aburrimiento y su calentura.

Acompáñanos a disfrutar de esta divertida historia.

Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email
  • -
  • Votar
  • -
Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email

Next on Loquillo

Y así las chicas rompen a cualquiera
Comentarios - Mostrar - Ocultar