Loquillo

Le queda como un guante