Loquillo

¿Otra mano de Dios?