Loquillo

Entender a los hombres tampoco es fácil