Loquillo

La gente no respeta ni a las poderosas ballenas