Loquillo

¡Golazo! Pero en su propio arco