Loquillo

Ni en la comida puedes confiar