Loquillo

Y hoy: ¡Argentina! ¡Argentina!