Loquillo

Era imposible, dijeron...