Loquillo

Maduro, siempre tan profundo...