Loquillo

La paciencia tiene un límite