Loquillo

Señoras y señores: los monitos japoneses...