Loquillo

Noé, el primer Ash