Loquillo

Víctima de sus propias palabras