Loquillo

Ash lo hace de nuevo: llega a la final para perderla