Loquillo

Y así se olvidan las penas