Loquillo

Después no digan que los juegos no enseñan nada