Loquillo

Se veía venir: Whatsapp ya clama su primera víctima