Loquillo

Lo bueno de Facebook: nada se pierde. Lo malo de Facebook: nada se pierde