Loquillo

Cuando su amor llega hasta... la punta de las manos