Loquillo

¡Y con una sola mano!