Loquillo

Exceso de emoción puede ser nocivo para la televisión