Loquillo

Hasta los mejores meten la pata