Loquillo

La pereza como madre hay que respetarla