Loquillo

Cuando no tocan la puerta te tocan la moral