Loquillo

Pero qué romántico...