Loquillo

No eres papa hasta que te regalan una pizza