Loquillo

Hijo, ¿ya limpiaste la mesa?