Loquillo

No hay cosas imposibles, solo hombres incapaces