Loquillo

No te preguntes por qué se hacen malos