Loquillo

Y no pueden venir tiempos peores