Loquillo

Regla No 1: No dormir en el bus