Loquillo

Típico: se te olvida leer las instrucciones antes de tener un hijo