Loquillo

Esos pequeños trucos que jamás fallan