Loquillo

Una cosa es querer a los perros. Otra es tener uno