Favorito

¿Quieres sentir pena ajena? Lee la charla de este chico

Chicos, las chicas aprecian la atención. Que les escriban, que les presten atención, que las busquen... pero una cosa es hablar con alguien y otra el acoso y la humillación.

Nuestro protagonista de la triste historia de hoy es un chico a quien claramente le interesa su interlocutor. Tanto que no puede dejar de humillarse.

Así no se hace.

Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email
  • -
  • Votar
  • -
Share
Tweet
Stumble
Pin It
Email

Lo que sigue en Loquillo

Hay cosas que jamás le deberías hacer a tus amigos... Ojo con el final sorpresa
Comentarios - Mostrar - Ocultar