Loquillo

Y en Chile, los ladrones de buses están de mala suerte