Loquillo

Y aún hay gente que prefiere el fútbol