Loquillo

El hambre pone de mal genio a cualquiera