Loquillo

Ah, la ironía...