Loquillo

Cuando tu desgracia es la fortuna de otros