Loquillo

La realidad del nuevo DB no deja de pegar bajo