Loquillo

Ese momento en que Dragon Ball parece un episodio de Los Simpsons