Loquillo

Y decían que el romanticismo estaba muerto