Loquillo

La manía de Los Simpsons también tiene una explicación científica